El Bloque Quirúrgico

El quirófano es una estructura independiente en la cual se practican intervenciones quirúrgicas y actuaciones de anestesia-reanimación necesarias para el buen desarrollo de una intervención y de sus consecuencias, que tienen lugar en general en el exterior del quirófano.
El quirófano es un espacio cerrado que debe ser completamente independiente del resto del hospital; debe pues quedar aislado frente al resto del hospital por una serie de separaciones con las estructuras exteriores. El quirófano permite la atención global e individualizada de los pacientes por un equipo interdisciplinario (anestesistas, cirujanos y también radiólogos, gastroenterólogos, neumólogos, enfermeras de quirófano, auxiliar de enfermería, camillero...) para todos los actos que se hacen bajo anestesia (general o local según el acto que debe efectuarse y el estado desalud del paciente).

Sin embargo, su implantación en el hospital deberá tener en cuenta las relaciones del quirófano con el servicio de las urgencias, el departamento de anestesia-reanimación, la reanimación, los laboratorios, el banco de sangre, la esterilización, la farmacia y los servicios hospitalarios.

El quirófano debe ocupar un lugar central debido a una evidente necesidad de estar cerca de algunas estructuras de acogida o de hospitalización así como los servicios médico-técnicos y esto debe guiar su construcción en un nuevo hospital. En el caso de reestructuración o creación de un nuevo quirófano en una estructura arquitectónica antigua, será necesario entonces referirse a dificultades arquitectónicas vinculadas a la existencia de estos edificios, en particular para el tratamiento del aire y la circulación del material y las personas.

El ecosistema del quirófano debe mantenerse a un nivel de contaminación mínimo por medio de una limpieza cuyos ritmos establecidos deberán observarse escrupulosamente. Los principios de la limpieza deben ser
codificados por procedimientos escritos discutidos por cada equipo. El preliminar es la evacuación de todos los residuos e instrumentos manchados en sistemas cerrados (contenedores estancos y bolsas herméticamente cerrados). La limpieza de la sala de operaciones se hace varias veces al día, entre cada paciente. Para ello, se desinfectan todas las salas de operaciones utilizadas después del final de cada programa operatorio con protocolos de higiene, sin olvidar el resto de las partes del quirófano: oficinas, despachos, vestuarios, etc.

Infraestructura:




La estructura física de un área quirúrgica tiene como objetivo principal el proporcionar un ambiente seguro y eficaz al paciente y personal sanitario, para que la cirugía se realice en las mejores condiciones posibles.
Para potenciar al máximo la prevención de la infección estas áreas deben cumplir una serie de requisitos:
  • Paredes, techos y suelos deberán estar recubiertos de materiales lisos, no porosos, que permita su fácil limpieza. Se evitarán los ángulos, esquinas y hendiduras.

    •  Las puertas deben ser correderas y deslizantes, nunca abatibles ya que estas últimas provocan fluctuaciones y corrientes de aire con el consiguiente riesgo de contaminación

      •  No debe haber ventanas.

        •  No deben colocarse rieles.
        • Las instalaciones de aire acondicionado debe ser exclusiva para el bloque quirúrgico.
        • Un buen sistema de comunicaciones, para solucionar situaciones de emergencia. Incluyen instalaciones telefónicas, tubos neumáticos para el envío de muestras al laboratorio y sangre, las luces de emergencia y disponer de un servicio informático.

        Diseño y construcción:


        El tamaño mínimo recomendado para los quirófanos suele ser de 6x6 m., que debe ser de 7x7 cuando la sala se va a utilizar para cirugía cardiaca o neurocirugía, los cuales requieren equipo adicional. La altura del techo
        debe ser, por lo menos, de 3 m., que permite la colocación de lámparas, microscopios, y si se coloca aparato de rayos x precisa una altura adicional de 60 cm. El piso debe ser liso, sólido y fácil de limpiar. Por otro lado,
        debe existir un área de preoperatorio para la preparación del paciente. Esta sala, la sala de despertar, así como las salas de Reanimación y/o UCI deben estar próximas entre sí y bien comunicadas.

        Circulación área quirúrgica:


        En la actualidad existe el concepto de construir una zona limpia y una zona contaminada, dentro del área quirúrgica. Tradicionalmente se ha construido un corredor periférico o un acceso a un área de distribución estéril alrededor de cada sala de cirugía. Aunque este concepto resulta lógico en teoría, no se ha demostrado una modificación de las tasas de infección de heridas operatorias, en los distintos estudios que se han realizado en este sentido. Posiblemente esto se debe a que el enfermo y el personal son las principales causas de infección operatoria. Por otro lado, no se suele respetar el sentido de la circulación del quirófano y además el grado de dispersión de bacterias suele ser bajo.

        Se divide en 3 zonas principales de restricción progresiva para eliminar fuentes de contaminación:


        • - Zona Negra
        • - Zona Gris
        • - Zona Blanca
        La zona Negra: es la primera zona de aislamiento o amortiguación. En ella se prepara al paciente con la ropa espacial para uso en quirófano.
        La zona Gris :es la zona limpia. Cualquier persona debe vestir un pijama quirúrgico y llevar mascarillas, así como gorros para evitar la caída de cabellos en zonas esterilizadas.
        La zona blanca: es la zona de máxima restricción, y donde se encuentra la sala de operaciones

        Los movimientos en el quirófano serán:

        • - Con amplitud suficiente y en una misma dirección, evitando el paso de materiales limpios por áreas sucias.
        • - El ingreso del personal del quirófano es por vestuario, colocándose un ambo de uso exclusivo.
        • - El ingreso del paciente se hará en camilla especial.
        • -Las puertas del quirófano se mantendrán cerradas mientras dure la cirugía.
        Al terminar la cirugía, la ropa sucia y los residuos contaminados deben salir del quirófano en bolsas de acuerdo con las normas.

        Temperatura y humedad:


        La temperatura del quirófano debe ser de 18º a 21º, aunque se necesitan temperaturas mayores durante la cirugía pediátrica y en pacientes quemados. La humedad suele mantenerse entre 50 y 60%. La humedad
        superior produce condensación mientras que la humedad menor favorece la electricidad estática.

        Ventilación:


        El objetivo que se pretende alcanzar con la ventilación de los quirófanos es la disminución en la concentración de partículas y bacterias. Estas concentraciones bajas se alcanzan cambiando el aire del quirófano de 20 a
        25 veces hora y haciendo pasar el aire por filtros de alta eficacia para partículas en el aire, los cuales eliminan cerca del 100% de las partículas mayores 0.3 u de diámetro. De esta forma quedan eliminadas la mayor
        parte de las bacterias y hongos aunque no los virus, que tienen tamaños menores. Utilizando estos métodos útiles de ventilación se consigue mantener una concentración de partículas de 3- 15 por metro cúbico, aunque en diversos estudios realizados, la mayor parte de los quirófanos mantienen unas concentraciones de partículas de 45 - 60 por m3. Se han realizado intentos de reducir el riesgo de infección en el quirófano. Con este fin, se han introducido el aire ultra limpio y el flujo laminar con los que se han obtenido resultados dispares, pues mientras algunos autores afirman que con estas tecnologías han disminuido los porcentajes de
        infecciones, como por ejemplo, en cirugía ortopédica, otros afirman que es suficiente la renovación habitual con buenas medidas antisépticas globales para mantener unos índices de infecciones aceptables. Otro aspecto interesante es mantener una presión de quirófano positiva con el fin de evitar la entrada de aire desde los pasillos, sino que el aire de quirófano salga hacia los pasillos cuando se abren las puertas de los mismos.

        Ropa y protectores quirúrgicos:


        La ropa quirúrgica y los campos colocados entre las áreas estériles y no estériles del campo quirúrgico y el personal, actúan como barreras y protegen de esta forma contra la transmisión de bacterias de un área a otra.
        La característica más importante que debe tener la ropa quirúrgica es su impermeabilidad a la humedad, ya que el efecto capilar de un paño o uniforme mojado transmitirá bacterias de un lado a otro del material. Los
        uniformes quirúrgicos, cuando son reutilizables, deben ser de algodón con una densidad de tejido entre 420 y 810 hilos / metro. Además, para que se comporten como barrera a la humedad hay que tratarlos con una sustancia impermeabilizante. Hoy se utilizan como alternativa batas desechables fabricadas con fibra de celulosa procesada y tratada, ya que las batas fabricadas con 810 hilos/m., son eficaces como barrera pero tienen el inconveniente de la pérdida de dicho efecto cuando se ha lavado más de 75 veces. Por ello, sería conveniente utilizar batas desechables como mínimo en intervenciones de alto riesgo. Los guantes quirúrgicos protegen a los cirujanos de los líquidos contaminados del paciente y al paciente de las manos del cirujano. No obstante, diversos estudios han encontrado que hasta en un 15% de los casos se rompen los guantes durante la intervención o presentan orificios al final de la misma, aunque no parece que sea causa de aumento de las infecciones. La mascarilla se debe utilizar porque un porcentaje importante del personal de quirófano son portadores de gérmenes altamente patógenos en los orificios nasales o en la boca. Hay estudios contrapuestos cuando se ha intentado demostrar el efecto de la mascarilla. Mientras algunos encuentran disminución de infecciones con la utilización de mascarilla, otros han encontrado resultados similares
        utilizando o no mascarilla aunque estos últimos estudios se han realizado en intervenciones de corta duración. La colocación de las botas quirúrgicas y alfombras adherentes a la entrada de los quirófanos no han demostrado utilidad en la disminución de las infecciones quirúrgicas.

        Lavado de manos:

        El objetivo fundamental del lavado de manos del personal sanitario es reducir la flora residente y la flora contaminante de manos y antebrazos. En la actualidad, diversos estudios comparativos han demostrado que su duración debe estar comprendida entre los 3 y 5 minutos. Se recomienda que se realice en 2 ó 3 veces, enjuagándose cada vez, con el fin de retirar el jabón contaminado. Se suele realizar con cepillos que llevan incorporado clorhexidina. Se recomienda incidir sobre dedos, pliegues, uñas.

        Material básico de los quirofanos:


        Aspirador quirúrgico: Ayuda a aspirar la sangre en las intervenciones quirúrgicas, haciendose así visible el campo quirúrgico para el cirujano.




        Recipientes del Aspirador: Se  conectado a la toma de vacio y recoge así los residuos líquidos de la intervención quirúrgica.
        Haz click aquí si quieres ver como se debe conectar el sistema de aspiración.



        -Bisturí eléctrico: Es un equipo electrónico, generador de corrientes de alta frecuencia, con las que se pueden cortar o eliminar tejido blando.


        -Brazo con tomas: Iran colgados del techo y dispondrán de echufes, toma de oxígeno, toma vacio, y conexiones para el carro de anestesia.




        -Calentador de aire para manta de calor: Permite aplicar calor al paciente. Se conecta el tubo mediante el acople cilíndrico a la abertura de conexión de la manta de calor. El aparato dispone de regulación de intensidad de calor según necesidad del paciente.



        -Carro de anestesia: Son equipos de precisión con detalles de mecánica, ingeniería y electrónica para poder asegurar una cantidad exacta de un gas que sea predecible para la seguridad del paciente. Los gases empleados en anestesia actualmente sin el Oxigeno, Aire y Oxido Nitroso. Consta de manómetros, válvulas de retención y válvulas, flujómetro, recipientes para cal sodada (absorbedoras), vaporizadores.



        -Dispensador de mascarillas: Todo el personal que entre en el quirófano donde se va a realizar una intervención quirúrgica debe de levar colocada mascarilla, guantes como el gorro de quirófano.
        -Cepillos de manos: Tanto la enfermera instrumentista, como los cirujanos deben de mantener un alto grado de asepsia los cuales antes de entrar en el quirófano deben de lavarse las manos según la técnica aséptica.






        -Pinchos para contaje de gasas y compresas: En cada intervención quirúrgica se debe de hacer el recuento de todo el material utilizado en la misma. Gasas, compresas, material metálico, etc...


        -Cubo (papelera): En él se desechan los residuos generados. Plásticos de emboltorios, Emboltorio utilizado en el campo estéril, Guantes del personal, etc..



        -Enchufes:



        -Zona de Lavado Quirúrgico: Dispondrá tanto de agua fría como de caliente. Tendra la suficiente amplitud para que el equipo de cirujanos puedan llevar acabo el lavado quirúrgico en las mejores condiciones de asépsia.




        -Grifo: Los grifo en los quirófanos deben de funcionar por proximidad mediante detectores. O funcionarán accionando unos pedales que hay situados en el suelo. Evitando en todo momento el contacto de las manos con el grifo.

         Grifos mediante Detectores





        -Dosificador de Jabón: Debe de accionarse con el codo. El personal de limpieza estará pendiente de su reposición.



        -Mesa de quirófano: La mesa de quirófano es una parte muy importante, pues es donde el paciente se coloca para la intervención, y la parte que mas contacto hace con él. Por ello las mesas de quirófano deben tener una toma de tierra que evite descargas a través del paciente.

        Haz click aquí para ver los diferentes tableros quirúrgicos.



        -Lámpara móvil: Debe de ser articulable y regulable en intensidad. Además no producirá sombras ni reflejos. No producirá calor y estará fijada en el techo.



        -Mando de la mesa: La mesa de operaciones quirúrgicas se debe de colocar en la posición adecuada en cada intervención. Para ello hay que saber el funcionamiento de la misma. Tanto como funciona el mando de la mesa, como de los accesorios adicionales que hay para el tablero quirúrgico como las secciones que se pueden quitar del mismo.
        Haz click aquí si quieres ver las diferentes funciones del mando de la mesa quirúrgica.






        -Medidor de temperatura y humedad: La temperatura del quirófano será de 18 a 21 grados centígrados y la humedad será entre el 50 y el 60%.



        -Mesa para instrumentar: En ella iran colocados todo el instrumental quirúrgico  que se utilizará en la operación. También el más pesado. Irán recubiertas siempre por un paño verde estéril y encima de dicho paño se colocará todo el material estéril. Son utilizadas por la enfermera instrumentista.



        -Mesa de Mayo: Para el instrumental más pequeño y que se utiliza con más frecuéncia. Suele ubicarse frente al instrumentista.





        -Monitor: Nos ayuda a controlar la constantes vitales del paciente.

        Haz click aquí si quieres ver el tema de las constantes vitales.

        -Negatoscopio: Para visualizar radiografías. Hay que decir que ya empiezan a estar en desuso. Ya que los equipos actuales permiten visualizar las radiografías en pantallas digitales en el momento sin necesidad de tener que esperar al revelado de las antiguas radiografías.


        -Palangana: Suelen estar a ambos lados de la mesa de operaciones.




        -Taburete: Para subirse a él en caso necesario durante la intervención.


        -Timbales: Para material desechable.


        -Tomas de tierra:


        -Toma de oxigeno: Las tomas de oxígeno para acoplar la conexión macho con la hembra de la pared o del brazo de tomas. Debemos de acoplarla y hacer presión hasta que haga click. Aún así comprobaremos de que está bien conectada tirando un poco para ver si se desconecta. Nunca dar golpes a este tipo de tomas, si no conseguimos conectarlas pediremos ayuda a otro compañero/a con más experiencia y de continuar con el problema dirigirse a la supervisora del quirófano para que avise al servicio de mantenimiento.
        Para desconectarlas hay que presionar el sistema de la base hembra y tirar de la conexión macho.


        -Toma de vacío: Se conecta y desconecta de la misma manera que la toma de oxígeno pero su función es la de hacer la función de vacio para que actúe la aspiración.


        -Equipo de reanimación: Equipo desfibrilador: La desfibrilación y la cardioversión eléctrica consisten en sendos tipos de terapia que mediante la aplicación de un choque eléctrico de corriente continua consigue revertir distintos trastornos del ritmo cardíaco. Su alta eficacia, facilidad de aplicación y seguridad han contribuido a su gran difusión, estando disponibles en casi todos los ámbitos de la asistencia sanitaria, e incluso los automáticos en lugares públicos, sin personal sanitario. La desfibrilación se utiliza en los casos de parada cardiorrespiratoria, con el paciente inconsciente, que presenta fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso. Son letales sin tratamiento. La cardioversión eléctrica se emplea para revertir todo tipo de arritmias reentrantes, salvo la Fibrilación ventricular. El choque eléctrico es sincronizado con la actividad eléctrica del corazón. Puede ser administrado de forma electiva o urgente, si la situación compromete la vida del paciente.







        Condiciones generales de seguridad e instalación:
         
        Las salas de anestesia y el resto de dependencias donde se utilicen anestésicos u otros productos inflamables serán consideradas zonas con riesgo de incendio o explosión.
              • Los quirófanos deberán disponer de un suministro trifásico con neutro y conductor de protección, siendo conductores de cobre y de tipo aislado.
              • El empleo de transformadores de aislamiento en cada uno de los quirófanos es obligatorio, tiene que haber como mínimo uno por sala de intervención, para asegurar la alimentación eléctrica a aquellos equipos que si se quedan sin ella pueden poner en peligro al paciente y/o al personal.
              • Además de necesitar un suministro de reserva, también es obligatorio tener un suministro especial para poder alimentar la lámpara del quirófano y los equipos de asistencia vital. Si se hace con baterías deben de comenzar a funcionar en menos de medio segundo y deben durar por lo menos 2 horas.
              • Es necesario que exista un buen sistema de ventilación, para evitar la concentración de los gases y por lo tanto evitar el riesgo de que se produzca un incendio o una explosión.

          1 comentarios:

          Margarita dijo...

          muchísimas gracias, está muy completo.
          Ahora que estoy de prácticas como auxiliar en quirófano me viene estupendamente.

          Publicar un comentario en la entrada